GALERÍA FORUM
DESDE 1974
AV. LARCO 1150 SÓTANO
MIRAFLORES LIMA PERÚ
info@galeriaforum.net

 

En este proyecto he trabajado utilizando elementos identificables de una cultura colonialista. Imáginaria clásica existente en el entorno cotidiano pero hoy olvidada por una sociedad desarraigada de sus raíces. Imágenes que aluden las representaciones pictóricas heredadas de siglos pasados y una imaginaria que evoca al hombre burgues y el contacto este asume con la naturaleza. Mediante la técnica de la pintura al óleo, se ponen en contrapocision figuras Inscritas de genero sofisticado fusionándolas al gesto pictorico elemental y de carácter primitivo. Marcas manifestadas en base a la repetición, concentradas en el tiempo del instante, van tejiendo el espacio que contrasta con el dibujo del estampado textil. Este trabajo es una reflexión anti nostálgica sobre el tiempo, compromete al autor tanto como al espectador a la confrontación de pérdida constante del presente. Las obras expuestas al desgaste, no sólo del paso del tiempo sino también del daño de la duda o del juicio cultural donde se albergan nuestros miedos, exploran lo oculto debajo del tejido de la conciencia inerte, en una sociedad desplazada. El trabajo evoca evidentes manifestaciones aprehendidas de la relacion que el ser humano asume de la flora y la fauna que lo rodeaba. Cuestionando paródicamente sobre el hombre culto y el papel que ocupa la razón en una época en la cual nos mantenemos cada vez mas alejados de lo intuitivo. ¿Cuánto permanecemos involucrados en la adaptacion al nuevo paisaje? Valeria Ghezzi Grau, La última obra de Valeria Ghezzi propone una cultura transitoria y sacralizada, la noción del presente como una movilización constante que nos devuelve a la contingencia y escapa a lo conocido. Al igual que el arte, el viaje intenta purificar los sentidos y devolverlos a un primer plano. Para la artista, la vida es un devenir -que por definición rechaza el aferramiento a lo cotidiano y a lo material- y al mismo tiempo es una meditación íntimamente relacionada a la contemplación de cada huella del paso del tiempo. De este modo, se manifiesta cierta contradicción que implica la imposibilidad de evadir la presencia de objetos e imágenes estáticos, en apariencia olvidados por la historia. Estos forman un cúmulo de materia que obstruye el espíritu nómada del viajero, obligándolo a detenerse, a efectuar una minuciosa revisión de la memoria cuestionando valores, generando dudas teñidas de un apremio por purgar jucios. Como se aprecia en las capas que se superponen en muchos de sus lienzos, esta obra postula un fuerte cuestionamiento metafísico y cultural acerca de la pérdida de las raíces y de la identidad en un mundo globalizado. Quizá estos objetos -materia coleccionada-, que adquieren un valor de culto, sean la evidencia de un origen primitivo e inocente. El viaje, entonces, se convierte así en la única manera de revertir el tiempo como elemento estático e inmutable. Lucia Pardo, mayo 2006.