GALERÍA FORUM
DESDE 1974
AV. LARCO 1150 SÓTANO
MIRAFLORES LIMA PERÚ
info@galeriaforum.net

 

Alberto Grieve, quien estudió pintura y grabado en Saint Martin´s School of Art en Londres reúne en su currículum un sinfín de individuales y colectivas alrededor del mundo, ha vivido y trabajado en Londres, Paris y New York, regresando a vivir al Perú a fines de los 90. Hablar de la pintura de Alberto Grieve es hacer un elogio a la pintura, es hablar de la búsqueda de una esencia signada por el color, es hablar de libertad, fiel devoto a una abstracción que parece partir de una sola idea acerca de ella misma, nos ha ido presentando a lo largo de su obra y trayectoria, verdaderos trozos de su experiencia vital y de todo su bagaje y conocimiento. En esta ocasión presentará una excelente exposición, madura, de efectiva coherencia y solidez plástica. Conversar con Alberto es siempre un placer y de esas conversaciones, salen estas frases que lo pintan de cuerpo entero como artista y como persona:

“…. Se dice que la pintura está muerta. El reto es decir cosas nuevas con el mismo vocabulario…, Tengo mis brochas y mis pinturas, ellas son mi abecedario. En eso soy conservador…., …cada pintura es un problema diferente; son seres vivos, a veces muy testarudos…., ….cuando pinto es como un combate. Me molesto, salgo, regreso… la ayudo y la pintura comienza a generarse sola. …. hay cuadros que están en mi cabeza hace treinta años, pero aún no se cómo hacerlos. …..el cómo, es la parte divertida de pintar…y si no te diviertes, mejor no lo hagas…”

En esta ocasión presentará un estupendo conjunto de oleos de gran y mediano formato, en donde la luz y el color son grandes protagonistas, donde Alberto alberga una gestualidad perfectamente controlada, pintura fuera de toda moda, en donde cada obra es un espacio independiente del universo, artista comprometido con su propio desafío.

“En Lima la gestualidad cede ante una pintura que es un arte de perfecto silencio y energía expansiva: superficies de intensa vibración cromática en las que la aplicación de pigmentos puros, en toques pequeños, genera un contraste que se magnifica en espacio, del que nacen visiones sosegadas y, sin embargo, dinámicas, que renuevan la noción de contemplación. La aparición de una nueva espontaneidad que abarca un azar controlado, a través de manchas y chorreados, y líneas que surcan la tela y están más allá de cualquier impulso estructurante, se acompaña de un cromatismo encendido. Todo se encarna en un lenguaje de desborde inquietante, inmerso en especulación psíquica e intensamente enervado por una angustia vital. Sí un cuadro terminado es, por lo general un objeto más que se agrega al mundo, entonces, un cuadro abstracto de Grieve es una presencia real -por sobre su condición de objeto-, cuyo poder proviene de una condensación de experiencia convertida en una visión que aviva y transforma lo que sabemos del mundo. A menudo uno cree percibir en cada cuadro suyo una aspiración totalizadora, pero esto cambia cuando uno descubre que es posible ver la propuesta del artista como desarrollo de un arte de la pintura que se afirma en toda su fragmentariedad, presentada y sustentada en el proceso mismo de la creación. “

Extractos del catálogo, Jorge Villacorta