GALERÍA FORUM
DESDE 1974
AV. LARCO 1150 SÓTANO
MIRAFLORES LIMA PERÚ
info@galeriaforum.net

 

 

 

 


Ayacucho, Ica y Arequipa desde la provincia de Lima: discursos sobre la otredad

Galería Fórum ha retomado la costumbre de exponer en el mes de marzo a jóvenes recién egresados de escuelas de arte. El año pasado fueron tres egresados de facultad de artes PUCP. Este año la exposición será con tres alumnos de Corriente Alterna y el 2019 con Bellas Artes. Para estas muestras tratamos de contar con la guía de algún profesor de estas escuelas, amigo de la galería, que nos introduzca al trabajo de los jóvenes artistas.

En esta oportunidad Roció Rodrigo, artista visual y profesora de Corriente Alterna, nos presentó a tres talentosos jóvenes: Dunia Felices, María Fernanda Laso, y Giancarlo Valverde. Ellos tienen en común el haber nacido y crecido en diferentes regiones de nuestro país, y haberse desplazado cada uno en diferente momento y circunstancia a nuestra capital. Ayacucho, Arequipa y e Ica son los puntos de partida de estos artistas visuales y a la vez son ciudades estratégicas del sur de nuestro país, con una fuerte identidad regional, protagonistas y articuladoras de importantes momentos de nuestra historia.Desde este espacio, el del desplazamiento, ellos dialogan con la idea de pertenencia y temporalidad.El hilo conductor en la obra de estos interesantes egresados es definitivamente la presencia y la idea de “El otro”, ya sea como el pobre, el indio, el otro como el foráneo o el otro como signo travestido.

Dunia Felices (Ayacucho 1990) Es una de las personas que la guerra interna desplazó. Vino a Lima tras penosos episodios en su tierra natal y fue adoptada por unos parientes. Luego de graves complicaciones de salud, perdió manos y pies y también la relación con su madre biológica. Su propuesta Ritual de Aprendizaje es una obra abierta, un trabajo que sigue gestándose y que por ahora consiste en tres videos en cadena donde ella empieza un camino de rencuentro consigo misma y asume la parte de la historia que le tocó vivir como un espejo de la realidad peruana post senderista. El acercamiento crítico al aprendizaje del quechua como lengua materna en un primer registro de las canciones cantadas por su madre biológica, donde “el otro” aparecerá como peligroso: el conquistador, el citadino, el terrorista, o aquel que no pertenezca a su territorio o a su espacio sociocultural. la metáfora del mestizaje y empoderamiento a través de la apropiación del wakrapuku, instrumento mestizo ancestral de uso permitido sólo a los hombres de la comunidad, y finalmente el aprendizaje sistemático del quechua como elección consiente son el punto de partida de una aventura que plantea un retorno y una reconciliación.Dunia no repite en el microcosmos de su obra la misma estructura, el mismo diseño, ni la misma sintaxis, de “la otredad” de décadas pasadas, la que se establece entre el Centro y la Periferia, el sujeto masculino y femenino, Occidente y Oriente…Ella, más bien, intenta “sanar” la herida causada en su cultura de origen por la colonización, revindicando su lengua, haciendo uso de sus costumbres y homogeneizando roles y derechos.

María Fernanda Laso (Arequipa 1991) explora lo que supuestamente define la identidad de su región y como esta “identidad” es un elemento que paradójicamente discrimina. Su trabajocuestiona, a través de un tratamiento muy expresionista y poderoso del paisaje volcánico que define la identidad arequipeña, el uso de los lugares comunes, la ciudad supuestamente blanca, la identidad regional ligada al majestuoso volcán y al mito fundacional de la ciudad. Usa estos elementos para componer una geografía asfixiante donde crecen las imágenes talladas en piedra de sillar. Preconceptos asumidos como realidades, discriminación, y temor a lo diferente,racismo, clasismo, y poder sociocultural que desprecia ¨al otro”, ya sea el más pobre, el más oscuro o el excluido por opciones sexuales que lo convierten en un “otro” no deseado, rechazado, temido.La instalación propuesta por María Fernanda es a la vez protesta, cuestionamiento y sobre todo mirada irónica al bagaje de la identidad regional.

Giancarlo Valverde (Ica) Es un artista que se mueve dentro del trabajo de archivo y está interesado en trabajar y desmontar de forma crítica los vínculos económicos y políticos de nuestros procesos históricos a través de la investigación. Una de sus preocupaciones es el abandono del Estado Peruano a su región natal luego del terremoto del 2007. La reconstrucción fallida y traicionada en una tierra que desde tiempos ancestrales es un punto donde convergen pueblo cultos y devociones, es el punto de partida de las investigaciones de Giancarlo. En su estudio de las relaciones económicas intrínsecas a hechos políticos encuentra en el psicosocial de los años 90 una relación entre el avance e implementación del neoliberalismo en el Perú por el gobierno de Alberto Fujimori y las maniobras enajenación de la población. Ica fue protagonista de un importante psicosocial, el de Sarah Ellen, la mujer vampiro.Giancarlo se acerca a la historia del psicosocial propiamente dicho, recoge fuentes, recrea momentos y finalmente realiza una propuesta alternativa de relato a la historia de la popular mujer vampiro cuya esperada, temida y fallida resurrección 80 años después de su muerte la convierte paradójicamente en una santa del imaginario popular iqueño. En su trabajo la “otredad” aparece a partir de la leyenda y la superstición, la de una mujer británica que pasa de ser considerada peligrosa, terrorífica, “maléfica”, “vampira” para terminar convirtiéndose en una santa, en la “sarita”, la santita del sur, según convenga al momento político.