GALERÍA FORUM
DESDE 1974
AV. LARCO 1150 SÓTANO
MIRAFLORES LIMA PERÚ
info@galeriaforum.net

 

El próximo miércoles 22 inaugura Mafe García una interesantísima instalación fotográfica en la Galería Forum.  Joven artista fotógrafa que ha participado en variadas exposiciones individuales, colectivas y Ferias, en Lima, Bogotá, Buenos Aires, Denver, México DF, igualmente ha participado en concursos internacionales entre los que destacan Premio Arte Laguna 2014 en el Arsenal de Venecia, Italia, Grand Prix de la Decouverté, obteniendo el Primer Premio en la categoría de Retrato, Port de Versailles, Paris. Ejerce la decencia actualmente en el Centro de la Fotografía.

En esta ocasión presentará una Instalación Fotográfica resultado del último proyecto que  ha venido investigando y  trabajando  sobre la mujer y los diferentes roles en la sociedad, rescatando y revalorando el archivo de su abuelo ha “construido” toda una narración dentro de un proceso personal;

Ella nos habla de su proyecto :

“El archivo fotográfico legitima la existencia (personas, hechos, etc.) y permite narrar el pasado venciendo al olvido. Su naturaleza abierta posibilita generar nuevos órdenes y categorías,  convirtiéndolo en un punto de partida para nuevos discursos y lecturas inagotables. Cada selección y combinación permite la creación de  una narración diferente, un nuevo corpus y un nuevo significado dentro del archivo dado.

Estas carpetas tienen tantas imágenes como no tiene la memoria o la  imaginación para descubrir o inventar quién se es. El hallazgo confirma que la práctica fotográfica no siempre requiere de nuevas imágenes. Este archivo es pura materia prima; puro pasado para ser identificado,  clasificado y replanteado como un presente: el ser y estar ahora.

Como todo objeto,  éste tiene su propia historia.  Su carga informativa y simbólica corresponde a sus orígenes. Un valor que le transfirieron el autor y, posteriormente, su custodio. El primero, creando este registro vernáculo que nos acerca a su mundo, su forma de mirarlo, de-construirlo y re-articularlo.  El segundo, a través de la organización dentro de los diversos contenedores,  las anotaciones y fechas que ubican temporal y espacialmente este mundo en imágenes.

La condición física en la que se encuentra el archivo es apenas el prólogo que sugiere cómo aproximarse y desde dónde realizar  una primera lectura.  Después,  ahora,  el proceso se vuelve personal: artista – objeto. Las posteriores lecturas e interpretaciones no son impermeables a la historia del nuevo custodio. Contenido y forma reúnen a las imágenes en un nuevo orden, les dan un nuevo valor.  Estas categorías son la base del discurso del artista, de la nueva memoria.

La categorización de las imágenes no es sólo un ejercicio vinculado al signo visual sino también al signo lingüístico. Ideas,  imágenes mentales se trasladan a texto escrito, palabras. Las palabras a su vez son desmenuzadas en sinónimos y definiciones. Un juego para navegar en un mar de significados con el afán de entender, o por lo menos acercarse, a las propias asociaciones. 

Así, este breviario no es sólo un compendio de fotografías rescatadas del olvido. A partir de la propuesta de que estas imágenes definen un ser y estar de lo femenino que va más allá de lo fotográfico,   la artista nos conduce hacia el camino de este discurso y su permanente cuestionamiento sobre la mujer y el papel del objeto del recuerdo en la construcción de la identidad y la memoria.”